11 años desde la explosión de Roncesvalles | Radio UT
11 años desde la explosión de Roncesvalles
11 años desde la explosión de Roncesvalles

 

Un ataque que despojó los sueños de mujeres trabajadoras y personas inocentes en el restaurante del centro del municipio

Por: Luisa Fernanda Bohórquez Rodríguez 

La explosión en Roncesvalles, a medio día, un 19 de noviembre pero en el año 2010, mueve las fibras de quienes vivieron aquel episodio, en medio de la angustiosa situación social y política que ha vivido Colombia durante años.

No fue la primera vez que ocurrió un atentado en este municipio del Tolima, pero fue la primera vez que Jesús Antonio Pareja Molina, locutor de radio comunitaria de aquella época, cuenta con tristeza profunda la difícil situación que como él, han vivido cientos de familias en el Tolima. 

“Ese día se realizaba un encuentro de las madres de familia de Familias en Acción, se encontraba el Director de la época, y altos funcionarios de la Gobernación del Tolima, el Alcalde de la época Edwin Emilio Guayara. Habían mandado a preparar 750 almuerzos en los restaurantes de Roncesvalles; para las personas que participaron; por azares de la vida las personas no habían salido de la convención para el restaurante”, narra Jesús Antonio. 

En ese mismo instante mientras se preparaban para salir a almorzar los invitados, este narrador de historias y director del programa “Antes de Irnos a Almorzar”, presentaba la hora y la próxima canción al aire; “me recosté en una pared a descansar un momento, y se estaba acabando un tema musical al aire; yo siempre daba la hora para mantenerlos informados; escucho que se me va acabar la canción; pego la carrera, me siento, abro el micrófono al aire, y digo lo siguiente: ‘voz y estilo de Juan Carlos Zarabanda’- La Bomba estalla - la gente escuchó el estallido al aire completamente” explica a detalle y en cada relato se estremece un sentimiento que aun sigue arraigado a su vida. 

La bomba estalló en las instalaciones del entonces llamado Hotel Central en Roncesvalles Tolima, que funcionaba en diagonal a la esquina donde funcionaba la Alcaldía Municipal, era un restaurante de mujeres trabajadoras. 

De acuerdo con informaciones brindadas por el Hospital Santa Lucía, a donde fueron llevados los heridos, se conoció que habían dos personas fallecidas por el hecho y en total doce lesionadas, entre las que se encontraban tres civiles y nueve miembros de la Policía.

Hacia el 2010 habían amenazas, hostigamientos, muertes, ejecuciones permanentes en diferentes zonas del Tolima; medios de comunicación y organizaciones eran blanco de violencia. 

Jesus Antonio tuvo que empezar de cero. Dos años después dejó el municipio por amenazas. Desplazado y amenazado se aleja de la emisora e inicia un proyecto productivo con su hijo.

En medio de las dificultades, como muchos desplazados, surgió poco a poco, recuperando su tranquilidad y empezando una nueva etapa de su vida. 

Un relato que se menciona para mantener la memoria histórica de un país que se recupera en cada herida, pero que recuerda el sufrimiento que padecieron cientos de familia como resultado de la guerra. 

“El pueblo siempre estaba invadido, ya fuera por la guerrilla o el ejército”, arrebatando la tranquilidad de las comunidades, “uno de los agravantes es que las víctimas cada día son más victimizadas pero no reparadas”

 

 

Últimas Noticias


En su edición No. 36 El Festival Nacional de la Música Colombiana ‘subió su telón’
Regresa a la presencialidad Festival Nacional de la Música Colombiana, conozca la programación
Entrevista al rector de la UT sobre balance 2021